Patrimonio histórico de fe

Cronista de la Diócesis de Tepic

En la ciudad de Tepic el edificio más característico es la catedral. La catedral de Tepic, asiento y cátedra del Obispo, es considerado uno de los edificios más importantes; representando el símbolo religioso y civil de esta ciudad.

En su estructura exterior, que es muy sencilla, pertenece al estilo neogótico. Es de un sola nave en forma de cruz latina mide 58 metros de largo por 12.5 metros de ancho, la altura del punto máximo de la bóveda hasta el piso es de 16.5 metros, el cruce de la nave está rematado a la altura de las bóvedas por una cúpula de planta octagonal, que tiene ocho ventanas. Las torres alcanzan una altura de 40 metros aproximadamente tomando el nivel de la calle, sostenidas por un pórtico que da accesos a tres arcos góticos, uno al norte, otro al sur y otro al poniente.

En la bóveda de la antesala se encuentra una pintura mural que representa un pasaje del apocalipsis, de Jesús Bonilla. En este lugar está la entrada principal, es un arco de medio punto flanqueado por dos medias columnas pareadas, que sostienen dos esculturas, una de San Pedro y otra de San Pablo. El portón es de madera de cedro, tiene una clavazón de bronce con sus dos llamadores de forma de águilas bicéfalas.

En el segundo piso del pórtico está el antecoro, el cual está iluminado por 4 ventanas ojivales, dos quedan al frente de la fachada principal y las otras están al norte y sur.
Las torres están compuestas de tres cuerpos de planta hexagonal y cada planta está marcada por una cornisa, en dichos cuerpos hay seis campaniles ojivales. Ambas torres están rematadas por linternillas góticas, que sostienen una cruz de hierro forjado, y más abajo se encuentran seis macetones.

En medio de las dos torres se encuentra el cuarto del reloj con fachada gótica y tres macetones en la parte superior; la maquinaria fue un obsequio de Domingo G. Aguirre, en 1889.
En el interior de la nave se despliegan las galas renacentistas en bellas formas clásicas. El piso del coro es sostenido por seis arcos de medio punto que descansan en un cornisón y columnas de estilo corintio, existe además, otro arco más pequeño con las mismas características.
En el ábside, el altar mayor es de estilo clásico de fina madera, y su enorme crucifijo escultura en talla. En la media naranja están doce cuadros de los santos apóstoles, pintura del siglo XVIII. En lo alto se encuentra la patrona de la catedral Nuestra Señora de la Asunción.

Breve Historia de la Catedral
La catedral se encuentra en el mismo lugar en que fue construido el antiguo templo parroquial. En el siglo XVII el antiguo edificio se encontraba todavía en perfectas condiciones.
El 13 de noviembre de 1708 el Obispo Dr. Diego Camacho y Ávila al visitar la iglesia la encontró un poco destruida y alentó a los vecinos para que la reconstruyeran. En 1725 el M. R. P. Fray Antonio Martínez, inició una segunda remodelación del templo. El 10 de noviembre de 1729, el Obispo Dr. Nicolás Gómez de Cervantes ordenó la reconstrucción de la sacristía y el bautisterio.

En la segunda mitad del siglo XVIII el pueblo de Tepic empezaba su transformación socioeconómica. El comienzo del comercio por medio del Puerto de San Blas y el desarrollo agrícola fueron los principales elementos del progreso del pueblo. El 4 de agosto de 1761, fue elevada la vicaría a la categoría de parroquia. Cerca de 1804, el Bachiller Benito Antonio Vélez plantea a un grupo de tepicenses el proyecto de construcción de un nuevo edificio. Aceptado dicho proyecto por las autoridades obispales de Guadalajara, se logra colocar la primera piedra el 9 de diciembre de 1804.

La construcción avanzó rápidamente, ya que el primero de junio del siguiente año, se estaban construyendo el ábside y los cruceros, casi llegaban los muros a la altura en que se inician los arcos. El 7 de junio de 1806, se comenzó a labrar las cornisas de la parte del ábside, crucero y los marcos de las ventanas. La construcción avanzaba rápidamente ya que el 17 de febrero de 1807, se armó el arco del presbiterio y el de los cruceros.
Para el año de 1810, la sacristía quedó terminada. En ese año se suspendió la construcción por el movimiento de la Independencia. En 1819, se vuelve a retomar la construcción y en ese momento se trabajaba a la altura de las bóvedas. Quizás para finales del año de 1822 el edificio estaba casi terminado. Para el año de 1824, parece que el templo parroquial hoy la catedral, había finalizado su construcción, solamente faltaban los muebles, y también ese año se construye el órgano principal por el Sr. Don Andrés Muñoz.

En 1836, se abre del lado norte otra puerta al estilo neoclásico, con un portón de madera en las ventanas. Hacia el año de 1860, se construyó la fachada que actualmente se conoce. En 1868, analizaron la arquitectura del templo y decidieron modificarlo por completo hasta desaparecer el estilo neoclásico.
En los años de 1879 y 1882, se inició el cambio del altar al estilo neogótico, en cuya parte superior colocó a la patrona del templo, Nuestra Señora de la Asunción; lo mismo se hace con los altares laterales y en todo el cuerpo del templo se colocaron motivos góticos.

A finales de 1867 se iniciaron las obras del pórtico. En 1882 se terminó de construir el primer cuerpo de las torres; y en 1885 se terminó de construir el segundo cuerpo. El 14 de octubre de 1893 se termina de construir la torre derecha y hasta el 31 de marzo de 1896 la izquierda. Se colocaron las cruces el 4 de diciembre de 1896 las cuales miden 2.5 metros de largo y se colocó el pararrayos.
La capilla que se encuentra anexa a la catedral, localizada al lado izquierdo se comenzó a construir en 1710 y finalizó su construcción en 1729. La cual fue dedicada a Nuestra Señora de los Dolores. El sagrario o capilla sufrió varias remodelaciones.

Al convertirse el templo parroquial en Catedral en 1891, el sagrario se transformó en la sede parroquial de Tepic, que se prolongó hasta 1974. En el siglo XX se realizaron varias restauraciones; una de ellas fue que se recorrió el ábside y se construyó una media naranja. Por supuesto desapareció la decoración neogótica. Y se diseño un estucado renacentista en bóvedas y paredes.

Se talló sillería para los canónigos y el trono del Obispo, así como el púlpito. El 2 de mayo de 1923, se realizó la solemne dedicación de la catedral consagrándola el Sr. Delegado Apostólico Dr. Leopoldo Ruiz y Flores. El 20 de abril de 1959, se iniciaron obras de restauración en el ábside. Se comenzó desde el primer arco del crucero; desapareciendo por completo el estuco, las cornisas y las columnas, así como el altar mayor.
En 1959, sufrió algunos cambios, fue pintada, las vidrieras de los nichos desaparecieron, se colocó un guardapolvo de loseta y cantera. Los arcos y columnas se recubrieron de loseta imitación cantera, se escarbó para construir un sótano y criptas para los prelados. El altar mayor antes de estilo clásico fue sustituido por uno de mármol. La sillería de los canónigos desapareció, lo mismo que el trono con su baldoquino, en su lugar se colocó uno modernista y frío mármol. La patrona de la catedral también desaparece. Esto se llevó a cabo hasta 1961.
La segunda restauración comienza el 19 de mayo de 1976. Se restauraron las bóvedas se rehabilitó el estucado de follaje crispado, los marcos de las ventanas. La bóveda de ábside se restauró reponiéndose las decoraciones de estuco que desaparecieron en 1959.
En la sacristía se restauró el piso, el cual era de cemento y se puso de loseta. Toda la nave tenía piso de granito que estaba semidestruido, y en 1984, el piso fue suplido por uno de mármol café de Santo Tomás de Puebla. Todo el templo fue pintado en color marfil en vinílica y el estuco dorado en esmalte.

You might also like More from author

Comments are closed.